Inseguridad y desempleo crecerá en frontera: IP

Por Hoy Servicios Informativos 10/06/2019 12:06:20.
image




CD. VICTORIA, Tamaulipas.- La negociación para suspender los aranceles que EU pretendía imponer a México del 5% a partir de este lunes y que finalmente fue suspendida, no fue una negociación si no una imposición que Mexico aceptó de forma sumisa, consideró Julio César Almanza Armas, Presidente de la Federación de Cámaras de Comercio de Tamaulipas (FECANACO).

Una negociación implica que las dos partes cedan y aporten beneficios mutuos, sin embargo la delegación mexicana que fue a Washington, encabezada por el canciller Marcelo Ebrad, prácticamente fue a aceptar los términos de la imposición de las condiciones que EU dicto a su conveniencia, acusó.

Agregó que el Gobierno Federal aceptó un “mejoralito” a conveniencia y presionado sin pensar o tener capacidad de atender las futuras demandas y problemática que significa actuar como país de resguardo para todos los deportados que EU no quiere en su territorio.

“En tanto concluyen el proceso administrativo para determinar su aceptación mismo que puede durar años y peor aún Mexico se comprometió a brindarles asistencia a la salud, empleo y estudios, derechos que el estado mexicano ni siquiera puede garantizar para sus propios habitantes”, agregó.

El lider del comercio establecido en la entidad, explicó que la firma de este acuerdo no es para celebrar.

“Sienta un precedente de falta de autoridad y soberanía por parte de México y de paso ahora también habrá que comprarle más productos agrícolas, afectando el mercado nacional, cosa que nada tiene que ver con la migración pero que Estados Unidos la impuso como parte de la negociación”, insistió.

Explico que la problemática es muy seria ya que las fronteras mexicanas estados y municipios no tienen la capacidad económica y humana para enfrentar los compromisos firmados por la delegación mexicana que acudió al vecino país, solo a negociar lo que parecería su rendición a un chantaje.

Refirió que la aceptación del convenio impuesto por EU traerá problemas de inseguridad pública, salud, desempleo y muchas otras en especial a los municipios y estados fronterizos, esto sin contar que los términos acordados parecieran también una invitación para que los migrantes vengan a México donde tendrán la ayuda federal.